Nací en un pequeño pueblo llamado Tarrafal, en la Diócesis de Santiago, en Cabo Verde. Soy la cuarta hija de ocho hermanos, y crecí en un ambiente de alegría. Mis padres eran una pareja muy amigable y cristiana e hicieron todo lo posible para educarnos en la fe de la Iglesia, pero, sobre todo, no nos obligaron a ir a la catequesis. Asistíamos a la misa dominical de los niños.

Sentí el deseo de ir a la catequesis como otros niños y le pedí a mi madre que me dejara ir. Pero el catequista me hizo una pregunta sobre Jesús y no pude responder; los niños se rieron de mí y me avergoncé. Nunca más volví. Después de 4 años, sentí nuevamente el deseo de aprender a orar y aprender más acerca de Jesús, de poder comunicarme como los otros adolescentes, porque los veía muy felices al hacer la Comunión y ¡pensé que debería ser algo muy bueno! La verdad es que cada vez que iba a la catequesis y a la misa, de mi corazón brotaba alegría, sobre todo cuando veía a estos niños. Hasta que, a los 12 años, llegó el día de mi Primera Comunión, que me marcó mucho. Experimenté en mi corazón que Jesús me amaba mucho y que la alegría de recibirlo hacía de mí, una adolescente nueva.

Un día compartí con mi hermana menor que yo deseaba ser catequista, ser religiosa, para poder contarle a las personas acerca de Jesús.

¿Por qué yo, cuando no había religiosos en la familia?

En medio del dilema y discerniendo mi vocación, fui a una ordenación sacerdotal. Me impresionó profundamente ver al joven tan feliz y sereno, postrado en el suelo, mientras el coro cantaba las Letanías. Era «algo que no era de este mundo», y que aún hoy no puedo describir, pero que confirmó lo que quería: ¡ser de Jesús!

Tenía entonces 14 años. Comuniqué a mi familia este deseo de seguir a Jesús y sabía que mis padres no se opondrían, porque querían verme feliz. Mi padre me dijo: «Hija, si eso es lo que te hace feliz, adelante, pero mira, ¡es algo muy serio!». Un año después, ingresé en la Congregación. Apenas sabía que tenía un carisma eucarístico y una misión particular: la de orar por los sacerdotes, una misión específica que nuestra fundadora nos dejó.

Al recordar esta historia de Dios conmigo, las notables muestras de su presencia en mi vida, estoy agradecida por la familia que me dio, por todo lo que mis padres me enseñaron y que comparto con amor hoy, con aquellos que me rodean: acoger con amor.

He estado en este camino con Jesús y las hermanas durante 20 años, y cada día que pasa siento la alegría de seguir a Jesús y de estar con Él, ya sea que llueva o haga sol, haya luz u oscuridad …

Uno de los pasajes bíblicos que me animan en este camino es este: “No es que ya lo haya logrado o ya sea perfecto; pero corro, para ver si lo alcanzo, ya que fui alcanzado por Cristo Jesús. Hermanos, no creo que ya lo haya logrado. Pero una cosa hago: olvidando lo que está detrás de mí y lanzándome hacia lo que está por delante, corro hacia la meta, hacia el premio al que Dios, desde arriba, nos llama en Cristo Jesús». (Flp 3 , 8-14)

No sé por qué me eligió a mí; Solo sé que Dios me amó y me llamó por mi nombre. Y fue con esta certeza, que corrí tras Él.

Esta web no utiliza tus cookies para nada.    Ver Política de cookies