Misión Educativa

Nos decía, Madre Trinidad : ” de la Adoración a la educación y de la educación a la adoración”.

Nuestro apostolado, en cuanto religiosas, consiste primeramente en el testimonio de nuestra vida consagrada. El asombro por el don que Dios nos ha hecho en Cristo infunde en nuestra vida un dinamismo nuevo, comprometiéndonos a ser testigos de su amor. Queremos, por ello, manifestar con el ejemplo de nuestra vida y el testimonio de la palabra el nombre nuevo de que fuimos revestidas en el bautismo y en nuestra consagración por la acción Espíritu Santo.

Trabajamos por la educación cristiana integral, en clave evangelizadora y encontramos el ámbito de la escuela como lugar privilegiado para ejercer este servicio en cualquier lugar del mundo.

Creemos que las obras de misericordia y el espíritu de las bienaventuranzas son motor de cambio de valores para que este mundo pueda ser algo más humano, algo más fraterno y en definitiva, más cristiano por eso elegimos la plataforma educativa como medio de apostolado donde llevar adelante nuestra misión a favor de la humanidad.

El “id por todo el mundo y predicad el evangelio“ no es una invitación exclusiva para los religiosos y otros muchos, se han sentido interpelados por el Señor y quieren ser colaboradores en la extensión de su Reino; son los laicos comprometidos con esta causa nuestros mejores colaboradores y con ellos vamos haciendo de nuestros centros educativos espacios de discernimiento donde se puedan cotejar las situaciones del mundo y las ideas a la luz de los criterios evangélicos.

Es con los alumnos y alumnas, con nuestros compañeros y compañeras de trabajo, con las familias que nos confían a sus hijos que vamos haciendo este camino de fe y seguimiento de Jesucristo y vamos dando pasos de compromiso cristiano a favor de otros menos favorecidos.

 

Colegios de la Congregación