MISIÓN ASISTENCIAL

Esclavas de la Santísima Eucaristía y de la Madre de Dios

Constituciones

“Quiere el Señor que amemos al prójimo con el mismo amor con que le amamos a él”.

“La castidad libera de una manera especial el corazón para que arda de amor de Dios y de todos los hombres. Una de nuestras mayores contribuciones es manifestar a todos, más por nuestra vida que por las palabras, una verdadera dedicación y apertura, compartiendo sus alegrías y siendo fieles y constantes en el amor, sin actitudes de dominio ni de exclusivismo”.

Las Esclavas de la Eucaristía sabemos que nuestra tarea se convierte en misión cuando mana de la única Fuente, Cristo. Madre Trinidad nos urge a disponer nuestro corazón en el encuentro de Adoración para que el Señor haga de nosotras servidoras humildes en obediencia y comunión de amor con Aquel que vino a cumplir la voluntad del Padre.

Sólo así podremos decir a nuestros hermanos con convicción: “Lo que hemos visto y oído os lo anunciamos para que estéis unidos con nosotros” y mantener el esfuerzo para ser testimonio ante el Pueblo de Dios de las obras de misericordia y del espíritu de las bienaventuranzas, motor de cambio de valores para este mundo.

Fundación M. Trinidad Carreras

Obras hoy

  • Internado de niñas huérfanas.
  • Escuelas misioneras.
  • Comedores infantiles.
  • Talleres de costura y promoción femenina.
  • Construcción de casas para ancianos sin techo.

Sin dejar de tener su componente de dureza por la lejanía, por la participación en las privaciones, la pobreza y el dolor que muchas veces vivimos junto con nuestros hermanos más pobres, no deja de ser gratificante saberte invitada por el Señor a compartir la suerte de sus predilectos; a ser en medio de ellos un signo de esperanza, un testimonio del Reino, una ayuda para salir adelante.

La entrega de las hermanas con la ayuda de la Congregación, de la Cooperación Portuguesa, de la Fundación M. Trinidad Carreras y la Asociación Ergamor hacen milagros todos los días.