Por las calles de Granada se pueden ver en los muros y fachadas todo tipo de pintadas y pinturas. Hay unas que siempre me llaman la atención por su expresividad y belleza. Paseando y cambiando de rumbo una y otra vez siempre te encuentras con ellas.

Cuando vi ésta que fotografié, pensé: «Dios sueña contigo». Sí, Dios sueña conmigo y contigo. Dios tiene un sueño para cada una de nuestras vidas. Dios no se cansa de recrear con amor todo lo que toca. Dios sueña con nuestra felicidad.

En la pintura se puede leer: «Los sueños nos mantienen despiertos». Ojalá que en nuestra vida no caminemos dormidos. Que vivamos con los ojos del alma cargados de sueños y no de sueño. Que soñemos, que siempre soñemos. Y que nuestros sueños nos mantengan cada vez más despiertos, cada vez más atentos, para descubrir y hacer vida el Plan que Dios, desde siempre, ha soñado para cada uno de nosotros.

Y tú… ¿Te has parado a pensar cuál es el sueño de Dios para tu vida? ¿Le preguntas qué quiere de ti?

Esta web no utiliza tus cookies para nada.    Ver Política de cookies