La fe es decir “Si” a una persona, a Alguien a quien aceptamos plenamente. Esta aceptación supone un compromiso a Cristo y a su Evangelio.

La fe es aceptar en la propia vida su mensaje. La fe es fiarse de Dios como hizo María: “Hágase”. Y dejarse guiar por esa fuerza interior.

La fe nos hace nos hace ser más sencillos. María llena de Dios, se llama su esclava y sierva. Los hombres cuanto más llenos de Dios, están más vacíos de si mismos. Donde está el Espíritu de Dios está el amor y donde está el amor, allí está Dios.

Dichosa Tú porque has creído. Su valor y su grandeza no se fundan en ninguna cualidad humana, ningún saber, su grandeza se define como cercanía de Dios: Ha dejado que Dios sea el Señor de su vida, ha respetado su presencia y acogido hasta el fondo su Palabra.

Es una mujer con Dios, por eso es grande, porque vive muy cerca el misterio transformante. Ha recibido el don de Dios y apoyada en la fe su vida puede ser distinta, una expresión de la obra de Dios, un servicio que consiste en dejar que Cristo venga y en llevarlo a los hombres.

El discípulo cristiano que se adhiere personalmente a Jesucristo, reconoce y venera con singular devoción, la función mediadora e intercesora de la madre de Dios, así Madre Trinidad, mujer de fe, nos lo lega en su testamento:

“No os separéis nunca de nuestra Madre María Santísima. Imitadla. Quince minutos de consulta y oración a sus purísimos pies, os habrán desvanecido todas vuestras luchas, y saldréis de su Escuela ilustradas, caritativas, humildes, llenas de paz y alegría, haciendo bien a vuestro prójimo. Llevaréis en vuestro rostro los destellos de la luz de la que es Sede de la Sabiduría.”

Testamento M. Trinidad

 

Esta web no utiliza tus cookies para nada.    Ver Política de cookies
Privacidad