Con tristeza pero con inmenso agradecimiento por su vida despedimos hoy a Sor Monserrat, religiosa de la Congregación desde 1948 – Misionera en México durante más de 50 años
GRACIAS SOR MONSE
«Adoremos a Dios, en espíritu y en verdad»
Así era Sor Monserrat Rodríguez Pérez. «Sor Monsita», una consagrada al Señor. siempre cerca de la Eucaristía adorada y celebrada. Al cuidado de la sacristía y de sus sacerdotes. Fiel a su consagración de Esclava de la Santísima Eucaristía y de la Madre de Dios, mujer sencilla, cariñosa, acogedora, aparentemente frágil, pero muy fuerte de espíritu y fiel a la verdad.
Orgullosa de haber vivido con Madre Trinidad, de haber recibido la gracia de conocerla desde que entró en la congregación hasta que fue su enfermera y la cuidó en su enfermedad y muerte.
Reconocemos que ha sido un don y un regalo para la Congregación. Ella, como buena granadina, nunca perdió ni el acento ni la gracia andaluza con la que contaba anécdotas que tantas veces nos han hecho reír.
Sor Monse te hemos querido mucho, te queremos y no vamos a dejar de quererte nunca.
Ahora no dejes de interceder por esta Congregación, por cada una de sus obras y hermanas.
Que la Paz y el Bien que Dios regala, te acompañen eternamente.
Esta web no utiliza tus cookies para nada.    Ver Política de cookies
Privacidad