Esclavas de la Santísima Eucaristía y de la Madre de Dios
 
   
 
  La Palabra de Hoy
  Galería de Fotos
  Fundación
  Canal del Vaticano
  Busco algo
 
 
 
 
iiActualidad
 
Cuaresma 2014
 
 
La Cuaresma es el tiempo fuerte que nos prepara para vivir los misterios centrales de nuestra fe: la muerte y Resurrección del Señor.La Cuaresma es un tiempo que nos ayuda a reconducir nuestra vida nuevamente a Dios Padre lleno de misericordia. Dios siempre tiene su corazón dispuesto a compartir con nosotros su amor hecho perdón gratuito. ¡Ojalá seamos capaces de volver a Dios en esta Cuaresma para que experimentemos, una vez más, la misericordia y el amor de nuestro Padre Dios!

Tres pilares básicos nos ayudan en este camino: el ayuno, la oración y la limosna.

Ayuno no sólo de comida y bebida, sino sobre todo, de nuestros egoísmos, orgullos, perezas, murmuraciones, insensibilidad ante las miserias del prójimo… Este tipo de ayuno nos pide mucho más esfuerzo, más dominio de nosotros mismos, más amor…

No sólo la limosna material.Prestar ayuda a quien necesita, enseñar, aconsejar, compartir alegrías, sonreír, ofrecer nuestro perdón a quien nos ha ofendido... La limosna es la prontitud a darse a sí mismos.

Y la oración. Abrirnos a la relación con Dios. En la oración, Dios va cambiando nuestro corazón, va transformando nuestras actitudes negativas y creando en nosotros un corazón nuevo y lleno de caridad.

Y el Papa Francisco nos dice:

Inicia hoy, el miércoles de Ceniza, el itinerario cuaresmal que nos conduce a la celebración de la Pascua, centro de nuestra salvación. La Cuaresma es un tiempo “fuerte”, un tiempo de conversión, para vivir más auténticamente el bautismo.

En este tiempo somos invitados a tomar mayor conciencia de las maravillas que el Señor realiza por nuestra salvación. Vivir plenamente el bautismo nos ayudará a no acostumbrarnos a las difíciles situaciones de miseria, violencia, pobreza o indiferencia de Dios. Son comportamientos no cristianos y son comportamientos cómodos, que narcotizan el corazón.

La cuaresma es un tiempo para recobrar la capacidad de reaccionar ante la realidad del mal; para la renovación personal y comunitaria que nos acerca a Dios; para adherirnos confiadamente a su Evangelio, para mirar con ojos nuevos a los hermanos y a los necesitados; es un tiempo propicio para convertirnos al amor del prójimo; un amor que genera una actitud de gratitud y de misericordia con el Señor, que “se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza”.
Oración
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   
 
Síguenos:
Casa General:
Bueso Pineda 21 - 28043 Madrid - España
Teléfono: (34) 914138071
Email: secretariageneral@esclavasdelaeucaristia.org